Escritos de un hombre perdido | Felipe Symmes Avedaño

¡Hola a todos!

Bueno, ahora que por fin han acabado los exámenes de enero y hay tiempo de sobra como para pasarse una tarde entera leyendo, os traigo la reseña de Escritos de un hombre perdido de Felipe Symmes Avedaño.


Argumento

Escritos de un hombre perdido es un cuaderno de viajes pero no es el típico diario. Más que los viajes del autor por el mundo, nos cuenta un solo viaje: el que hace el autor a lo largo de su vida hasta encontrarse consigo mismo. Felipe Symmes Avedaño no viaja por turismo para conocer ciudades del mundo y sus caras bonitas, sino que viaja para conocer su lugar y en especial conocerse a sí mismo. El mismo se define como un nómada que viaja por el mundo muy lejos del típico turista.

Formato

Uno de los puntos fuertes que tiene el libro es su formato. Tal y como dice el título, son pequeños escritos que ha hecho el autor durante su viaje por el mundo. Algunos no ocupan más de dos o tres líneas. Otros, por el contrario, son relatos cortos de cuatro o cinco caras. Su formato me recuerda al de libros como Cuando abras el paracaídas de Defreds. Solo que en esta ocasión, en lugar de un escrito por página como solemos ver en los libros de prosa poética y poesía, nos encontramos con tres o cuatro escritos por cara.

Desorden

Para mi gusto, uno de los pocos fallos que tiene el libro es que no hay un hilo conductor claro. Al principio daba la sensación de que en cada cara se iban a agrupar los escritos de un viaje, sin embargo a medida que pasan las caras y los capítulos, ves más desordenados los pensamientos del autor. Quizá lo que ha intentado emular es cómo estos se estructuran en su cabeza, porque si es cierto que se puede apreciar una evolución en él, pero llega un momento en que se mezclan juntos escritos de Chile, París y Barcelona y no sabes muy bien dónde se encuentra.

Estructura

El libro tiene una estructura circular. Comienza en Santiago de Chile, tierra natal del autor y acaba en ese mismo lugar. Sin embargo, a pesar de que el destino es el mismo, el autor no lo es. Como ya he dicho, se aprecia en él una evolución, un cambio en su personalidad. Desengaños amorosos, enamoramientos y experiencias que hacen que a pesar de que hable sobre lo mismo, ya no escriba igual sobre ello. 

Ligero

Otra de las características que tiene esta especie de diario es que es super ligero de leer. Lo empecé a las 11 de la mañana. Antes de la hora de comer ya lo había acabado. Porque además de corto y ligero de leer, engancha. Siempre te dices "venga esta página y lo dejo", "venga, este capítulo y lo dejo" y cuando te quieres dar cuenta ya no hay más que leer.

Algunas frases

El libro tiene algunas frases preciosas que te hacen darles un par de vuelta, pensarlas y re-pensarlas y adoptarlas, como estas:
"Ya no hay horas ni tiempo: sólo amaneceres eternos que hallan la libertad del alma"
 "el utópico reencuentro en una vida después de la vida, en una muerte después de la muerte"
Y así un sinfín de ejemplos.


Espero que os haya gustado la entrada.
¡Nos leemos!

Comentarios

  1. Hola!
    Yo también formo parte de la iniciativa "Seamos seguidores" y ya te sigo! Espero que me puedas seguir también.
    Te dejo mi blog: http://heaveninbooks.blogspot.com.es

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola hola!
    Me alegra quebte haya gustado tanto
    No es un libri de mi estilo por lo que no le daré una oportunidad pero me ha gustado tu reseña
    🐾Te espero por el rincón de mis lecturas, un besote

    ResponderEliminar
  3. Algunos tienen suerte de poder viajar para encontrarse a sí mismos, otros nos conformamos con encontrarnos por la mañana frente al espejo.
    Como siempre, buena reseña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Hola!
Con cada comentario ayudas a crecer a mi blog, así que no dudes en contarme lo que te parecen las entradas y tu opinión sobre los libros, películas y series comentadas.
¡Muchas gracias!

Entradas populares de este blog

A todos los chicos de los que me enamoré | Netflix

Iniciativa seamos seguidores

El año en que salvé a Einstein | José de la Peña Aznar