13 reasons why

Abusos sexuales, acoso escolar, sexualidad, depresión y suicidio. Estos son los temas principales de los que trata una de las últimas apuestas de Netflix  Por 13 razones que se estrenó el pasado 31 de marzo.
La serie, que puede parecer un drama adolescente, en realidad es tanto para adultos como para jóvenes. Nos muestra con dureza imágenes explícitas de violaciones, palizas e incluso suicidios.Tal y como la actriz que interpreta a Hannah Baker, Katherine Langford, la serie no está pensada para mostrar otra historia más de adolescentes para adolescentes. La serie busca dar luz y voz a todos esos casos de acoso y abuso que no se llegan a denunciar nunca y que solo se acaban haciendo visibles cuando quien lo sufre decide poner fin al sufrimiento.
Hannah Baker es una chica de 17 años que decide suicidarse después de que su vida se torciera de forma estrepitosa. Antes de quitarse la vida graba 13 cintas en las que explica qué le ha llevado a tomar tal decisión. Cada cinta se corresponde a una persona que, de manera consciente o inconsciente, acabaron provocando la muerte de Hannah Baker. La serie comienza cuando estas le llegan a Clay Jensen, nuestro protagonista principal junto a Hannah.
Mediante flashbacks la serie nos cuenta la historia de por qué Hannah se suicidó. El uso del color es muy importante en este aspecto: se emplean colores cálidos para las escenas en las que Hannah estaba viva y colores fríos para aquellas escenas que suceden después del suicidio de la protagonista.
Durante los 13 capítulos que dura la primera y por el momento única temporada (a pesar de que se ha anunciado que habrá una segunda), Clay escucha todas las cintas descubriendo por qué se suicidó Hannah y qué es lo que hizo él para favorecer ese acto.
Basada en la novela homónima de Jay Asher, nos da otra cara del acoso, la de las consecuencias. Además en ningún momento se ha censurado ninguna escena mostrando explícitamente, como ya he dicho antes, violaciones, palizas y el suicidio. A pesar de las imágenes son muy duras, los productores consideraron necesario mostrarlas para generar un mayor impacto en los jóvenes y tratar de evitar que se sigan llevando a cabo estas prácticas en los colegios e institutos.
En un especial sobre la serie en la que los actores, productores y psicólogos especialistas dan su visión sobre la serie y sobre el problema, se critica también la actitud de Hannah al no denunciarlo, al no contárselo a nadie.
A pesar de su dureza, la serie ha sido todo un éxito y muy alardeada en redes sociales, también en parte gracias a una de sus productoras: Selena Gómez.
Sin duda una serie que hace reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos y sobre un problema que afecta a miles de jóvenes en todo el mundo que atraviesan un infierno como el de Hannah Baker.

Comentarios