Herido Diario | David Martínez Álvarez (Rayden)

¡Hola a todos!



Hoy vengo con la reseña de un libro de poesía: Herido Diario de David Martínez Álvarez (Rayden). 

Lo primero que quiero destacar está en la misma portada: aparece el nombre real de Rayden, David Martínez Álvarez y su pseudónimo tachado. En esta ocasión el autor quiere que nos olvidemos de su faceta como cantante y nos centremos en su faceta como persona (o al menos eso he interpretado yo).

El libro recopila vivencias, experiencias y situaciones que como lectora resultan muy cercanas. Algunas incluso parte del día a día. De hecho el libro está dividido en las cuatro estaciones, reflejo de la realidad de la vida, del año de una persona y todos los cambios que se pueden dar en estas cuatro etapas. 

Descubrí a Rayden hace 3 o 4 años como cantante y desde un principio me llamó la atención por sus letras. A pesar de que nunca he sido muy fan del rap, con él tuve que hacer una excepción. No tardé nada en engancharme a sus canciones y cada vez que escuchaba sus letras me parecían distintas, encontraba otro matiz. Por eso en cuanto Herido Diario llegó a mis manos no tardé ni 5 minutos en empezarlo. 

No, no es la poesía que estudiamos en el instituto con rimas cuidadas y meticulosamente medidas. Pero sí es la expresión de sentimientos tal y como son: con frases retorcidas que hay que leer varias veces para entender. Creo que es bastante sincero en este aspecto: no sentimos ordenado y perfectamente expresado de forma sencilla como leemos habitualmente. Sin embargo, a pesar de lo complicadas que son algunas frases y la de veces que hay que leerlas para entenderlas, expresa perfectamente lo que quiere contar. 

El único problema que he encontrado al leerlo es que algunos de sus poemas son las letras de sus canciones. No sé que fueron antes, si canción o poema, lo que sí sé es que cada vez que algunas de estas letras aparecía, aunque solo fueran dos versos en medio de un poema, tenía que parar y escuchar la canción. No podía seguir leyendo hasta escucharla y claro, la lectura del poemario se ha alargado.

Os dejo por aquí el vídeo de Finisterre, una de mis canciones favoritas que he encontrado a lo largo del libro. 


¡Nos leemos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

A todos los chicos de los que me enamoré | Netflix

Iniciativa seamos seguidores

El año en que salvé a Einstein | José de la Peña Aznar