El día en que los leones comerán ensalada verde | Raphäelle Giordano

¡Hola a todos!


Hoy os traigo la reseña de El día en que los leones comerán ensalada verde, la segunda novela de la autora de Tu segunda vida empieza el día en que descubres que solo tienes una. Queda claro que a Raphäelle Giordano le gustan los títulos largos.

Argumento

Romane dedica su vida a la reeducación bolinera. Ella trata de ayudar a la gente a cambiar las actitudes tóxicas que tenemos todas las personas. A su centro llegará Maximilien Vogue, un importante empresario y escéptico del programa de Romane. 

Manual de vida

Más allá de la historia de amor que nos presenta la novela, el libro es válido también como manual de vida. Me di cuenta a medida que lo iba acabando de que estaba aplicando a mi vida los consejos que daba Romane a sus alumnos. Creo que es una novela que hay que leer con la mente abierta y dispuesta al cambio.

Historia de amor 

Al final, la base de la novela gira en torno a una historia de amor, un poco extraña al principio, pero previsible en todo momento. Sin embargo, el hecho de que estuviera claro todo lo que iba a pasar no me ha importado nada porque no es más que el hilo conductor para desarrollar la importancia de las relaciones saludables y de lo perjudiciales que son los comportamientos tóxicos. 

Opinión general

Cuando leí los primeros capítulos de la novela tuve al sensación de haberme equivocado por completo con esa lectura y que iba a ser una cursilada, sin embargo, había algo que me impulsó a seguir leyendo. A medida que pasaban los capítulos me di cuenta de que estaba completamente equivocada. Sin darme a penas cuenta llevaba media novela. 




Comentarios

Publicar un comentario

¡Hola!
Con cada comentario ayudas a crecer a mi blog, así que no dudes en contarme lo que te parecen las entradas y tu opinión sobre los libros, películas y series comentadas.
¡Muchas gracias!

Entradas populares de este blog

A todos los chicos de los que me enamoré | Netflix

Iniciativa seamos seguidores

El año en que salvé a Einstein | José de la Peña Aznar